Entre ir a «divertirme» entre la cantidad abominable de gente en las playas que «juegan» a lanzarse globos de agua y pintarse de todos los colores, preferí quedarme en casa y pasar un buen rato con mi novia y mis amigos.

Al final terminé muy entretenido recorriendo una ciudad casi vacía (incluidos los restaurantes, no había donde comer :S), haciendo un corto viaje de campo con toda la «Naranjada» (o sea, todos los Naranjo en pleno… mi familia materna) y rearmando una de las 3 bicicletas que estaban dañadas en el patio de la casa, ahora toca pintarla y hacerle un poco de «tunning» para comenzar nuestra travesía por los caminos del país 😛

No puedo negar que me hubiera gustado ir a alguna playa tranquila a pegarme un buen relax echado en una hamaca, pero con la cantidad de gente que salió hacia la costa, mejor era evitar la oleada de personas y buscar alternativas.

Adicionalmente tuve algunas horas de pelis muy interesantes, jugar un poco con el Bajo y darle una «mano de pintura» a mi blog (para quien no se haya dado cuenta.. je je)

Por lo pronto, de regreso al trabajo y a las locuras de costumbre, esperando que las cosas vuelvan a su cauce normal… especialmente con los «lindos» líos políticos que hay rodando últimamente por acá….

Como siempre mantengo mi sonrisa y le deseo suerte a todo el mundo y a hechar pa’ lante que para eso estamos en este mundo…

Deja un comentario