Preparación previaEste inicio de año fue bastante diferente a los anteriores, en lugar de utilizar mi dinero para gastarlo en una fiesta costosa de fin de año o reunirme con amigos me acosté a dormir temprano la noche del 31 al primero para poder utilizar ese mismo dinero en algo mucho más divertido y que disfruto mucho más, viajar!

Este viaje en especial contaba algunos factores que lo hacían más interesante aún, un par de amigos chilenos con quienes he compartido excelentes momentos, uno de mis mejores amigos del cole y poder cumplir un sueño que tenía desde niño.

Algo que suena un poco raro es lo de querer volar habiendo sufrido de vértigo, pero a pesar de eso desde niño tenía un sueño recurrente, poder volar por mis propios medios, teniendo contacto directo con el aire, sí sé, tenía complejo de Nathan Petrelli (para los que no vean la serie Héroes, es un tipo mutante cuya única habilidad es la de volar).

El lugar escogido, Crucita en la provincia de Manabí en la zona norte de Ecuador, el objetivo: llegar temprano, conseguir un instructor y lanzarnos a volar sobre el mar!

Acá un pequeño video de parte de lo que hicimos:

Realmente tuvimos que estar desde las 11AM hasta las 3PM para poder volar, principalmente por las condiciones climáticas, no había suficiente viento para poder volar tranquilos, pero en todo caso valió la pena la espera, la experiencia es impresionante, estar en el aire con los brazos abiertos, viendo la playa y el mar por debajo, las pequeñas personitas caminando… Inclusive ver a las aves pasar junto a nosotros, todo un espectáculo. Con esto me quedó 100% claro que mi fobia a las alturas ha desaparecido por completo, como le dije a un amigo, yo aplico lo mismo que los Saiyajins (Dragon Ball Z), cuando quedan heridos y débiles al recuperarse se han hecho más fuertes que antes y mejores, je je…

Luego del vuelo partimos a disfrutar del sol de Manta y la buena comida (por eso también regreso a descontar en el gym, je je.. como que se me pasó un poco la mano en el feriado, de acuerdo a la balanza al menos unas 3 libritas sólo en el finde). Pero bue, mucho ejercicio aeróbico, cardio, dieta ligera o de ensaladas una semana y asunto arreglado.

Al final de todo esto hasta me quedé con las ganas de obtener la licencia de vuelo, ya con certificación para poder volar, averiguamos y el curso no es muy costoso y dura 7 días, incluida la licencia internacional como «paraglider», el único detalle es el costo de los equipos, el rango de precios va desde 2,000 a 4,000 dólares, pero creo que vale la pena. Al menos viendo a los que ya eran «Pro», simplemente flotar sobre el mar o las montañas sin preocupaciones, había algunos que llegaban muy alto y se mantenían haciendo recorridos suaves, nosotros apenas estuvimos 15 minutos en el aire cada uno, pero bue, ya veremos qué pasa con el tiempo XD

Para finalizar unas fotos extra del recorrido:

Por si alguien se anima a conocer un poco de mi querido Ecuador 🙂

Una respuesta

Deja un comentario