Cable a tierra…

En un circuito eléctrico básico se tiene una fuente con energía, conductores y la carga que es la que aprovecha la energía y la convierte en algo más… Una adición al circuito es tener una conexión a “tierra” que es la que permite canalizar la sobrecarga de energía y evitar que el circuito se funda…

Con un ritmo acelerado de vida por más objetivos que se logren conseguir siempre faltará un ancla, algo que nos recuerde que hay algo más allá, algo que nos dice: Hola… Estoy aquí…

Si nos dejamos llevar por la celeridad de cada día corremos el riesgo de no recordar porqué comenzamos a correr, nos preocupamos por llegar a la meta sin siquiera saber qué es lo que buscábamos en primer lugar y a veces la recompensa más satisfactoria puede estar al alcance de nuestras manos.

Es al final del día, cuando el ruido de la calle se silencia y todos se van a dormir que tienes un momento para pensar y preguntarte: ¿Qué es lo que quiero? ¿Cómo lo quiero? y ¿Cuándo lo quiero?

Habrá personas que simplemente le huyan a esos momentos, que preferirán esconderse y no pensar por el simple hecho de que no quieren cuestionar su vida, prefieren quedarse en la comodidad de la “estabilidad”, aún cuando podrían tener un cambio para bien, al final es cambio y el cambio siempre asusta.

Por lo general siempre buscamos personas que se parezcan a nosotros o que tengan gustos similares, pero también es bueno tomar en cuenta otras perspectivas, y porqué no, vernos a nosotros mismos desde los ojos de otra persona, en el camino aprenderemos mucho respecto a nosotros mismos.

Nos debería preocupar aquellas personas que no nos critican, así como también las que critican de más… En cualquiera de los dos casos hay algo que no está bien… Si no nos critican para nada, es que les da lo mismo o no les interesa que mejoremos y tener ese tipo de personas alrededor es equivalente a un yunque, vamos arrastrando un gran peso junto a nosotros.

Las personas que nos critican de más en cambio, estarán en una contínua inconformidad, simplemente lo que somos, quienes somos no los llena y querrán cambiarnos o que nos adaptemos a lo que ellos consideran como “lo correcto”, en ese caso pasamos a tener una relación destructiva, en la cual en algún momento una de las partes va a estallar.

Aunque pueda sonar trillado y repetido, la respuesta es el equilibrio, encontrar la forma en la que se pueda construir y mejorar mutuamente y esto refiriéndonos a cualquier tipo de relación, como amigos, como pareja e inclusive con la familia.

Al final del camino lo importante es que por más duro que sea el camino, siempre habrá experiencias que compartir y alguien que se convirtió en nuestro “cable a tierra” y evitó que nos quememos o perdamos el sentido.  Y además siempre te logra sacar una sonrisa 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *