Descubriendo la comunidad del cono sur

Hace apenas poco más de una semana terminó el primer Drupal Camp en Santiago de Chile, el cual, además de ser el primero en el país, tenía una característica muy especial y es que se desarrolló en la sede de las Naciones Unidas para la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe), lo cual no sólo le dotaba de una solemnidad adicional, sino que servía como el marco perfecto para el encuentro de los diferentes representantes de cada uno de los países que participarían en el evento.

De manera rápida puedo nombrar entre los asistentes al menos a Colombia, Brasil, Perú, Ecuador, Bolivia, Costa Rica, Argentina, Uruguay y obviamente Chile.
Un verdadero encuentro de culturas y puntos de vista diferentes. Otra característica, que quizá para algunos pueda sonar a curiosidad, pero yo considero que al contrario ya es parte del estándar, es que como comunidad tenemos una mezcla particular, desde científicos e investigadores, pasando por lingüistas y diseñadores hasta desarrolladores.El punto en común entre todos, desde los expositores hasta los participantes es que todos estamos dedicados al desarrollo de proyectos, ya sea de forma independiente o como parte de un equipo, todos sin excepción teníamos carga laboral con la que lidiar incluso dentro del evento.

Lo cual me hizo reflexionar tomando en cuenta que hace poco tiempo escuché un comentario de un conocido que decía : “Si te dedicas a hacer eventos de comunidad y tienes una empresa, quiere decir que algo estás haciendo mal”.  Si me guiara por esa premisa, estaba en un auditorio lleno de personas que hacían cosas “mal” y sin embargo sus empresas eran reconocidas a nivel nacional e internacional, daban trabajo a grandes grupos de personas y desarrollaban la economía de sus respectivos países.  Puedo decir en este caso que estaba a gusto de ser parte de ese grupo.El keynote de inauguración del evento fue un despertar al momento de entender cómo puede y debe crecer una comunidad, el expositor era Eduardo García, co-founder de AnexusIT, una de las empresas de Costa Rica que ha logrado abrir mercado en Estados Unidos y alrededor del mundo.

Para la comunidad es más conocido como Enzo, y una de las frases con las que abría su disertación es “mi empresa no existiría si no fuera por la comunidad”, y no, no es una ONG, ni vive de donaciones, lo conseguido lo logró con trabajo fuerte, pero también abriendo mercado apoyándose en el desarrollo de la comunidad, porque si la comunidad se desarrolla, todos crecemos, todos ganamos.
Una de las anécdotas que comentaba hacía referencia a como tuvo que aprender a manejar su ego, pues al organizar un evento de comunidad en Costa Rica y que otro grupo organizara un evento similar justo un día después al de ellos, la primera idea fue que iban a restar participantes o que les estaban causando un daño, sin embargo, el espíritu de comunidad hay que vivirlo, no sólo mantenerlo de la boca para afuera y es lo que hicieron, en lugar de separarse o enemistarse, se apoyaron mutuamente, de forma que incluso se promocionaba de forma cruzada los eventos.
Eso fue parte de los inicios de la comunidad Drupal en Costa Rica, y hoy en día es una de las más fuertes, porque decidieron sumar en lugar de restar. Y es que el verdadero poder de las comunidades no se puede concentrar en un representante, o en un equipo, la fuerza viene de cada uno de sus miembros, con sus diferencias, fortalezas y virtudes. Cada uno puede aportar con un aprendizaje diferente.
Parte de quienes hicieron posible este camp
Eso nos lo confirmaron los representantes de Startup Chile y CORFO, que también dieron su enfoque de qué es lo importante para lograr un cambio social y económico en una sociedad partiendo de la comunidad, que es lo que en el fondo trata de lograr el gobierno chileno con estas propuestas, no es el de acelerar la mayor cantidad de empresas, o ver qué empresa es la que logra convertirse en rentable de manera más rápida, sino qué aporte puede tener los miembros de esos equipos y qué es lo que pueden aportar a la sociedad, es una forma de predicar con el ejemplo y volverse agentes de cambio que transformen el ambiente en el que se desarrollan, el dinero, el crecimiento son efectos generados por esa influencia y por el desarrollo. Los cambios que logran los equipos son realmente los importantes.Tuve la oportunidad de conversar no sólo con los representantes de dichas organizaciones, sino también con uno de los participantes actuales y que para orgullo de ellos, era justamente chileno, no tuvieron que llevar a un foráneo para que mostrara que se pueden hacer cosas muy interesantes desde dentro y cambiar no sólo su propia vida, sino también la de muchas más personas al formar parte del proyecto o simplemente enterarse de lo que él estaba haciendo y cómo lo estaba haciendo, eso es un verdadero agente de cambio.

El cono sur nos dejó con un grato recuerdo, ya que no sólo encontramos un evento de un alto nivel técnico, sino que pudimos encontrar una comunidad que quiere crecer y que no tiene miedo de ver hacia afuera, inclusive de apoyarse en otros actores que bajo el esquema mental tradicional serían vistos como “competidores”, en lugar de colaboradores.

Es ese desarrollo de una economía colaborativa la que va a lograr que generemos más desarrollo de conocimiento y crecimiento económico en la región, de otra forma seguiremos peleando entre nosotros y tratando de demostrar los logros individuales, mientras que tanto las economías más desarrolladas, como aquellos que sí lograron entender este concepto nos lleven la ventaja.

Mis felicitaciones a la comunidad de Chile, a seguir para adelante y mantenerse con fuerza…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *